21.1 C
Córdoba
Sáb 15 junio 2024
InicioColumna de opiniónMartín Llaryora y el dilema libertario

Martín Llaryora y el dilema libertario

El Gobernador de Córdoba, Martín Llaryora ha logrado hasta acá una trayectoria política impecable, a veinte años de su primera concejalía hoy gobierna la segunda provincia del país y tiene la expectativa firme de ser presidente de la nación, sin embargo se enfrenta a un contexto que no aparece como el más amigable para sus expectativas.

En el marco de una renovación política de su partido, con un recambio generacional tanto a nivel provincial como nacional, las primeras hipótesis le permitían vislumbrar la posibilidad de un camino raudo, de la mano de una buena gestión y movimientos políticos acertados a nivel nacional; pero la realidad está siendo distinta; la gestión provincial está más complicada de lo que esperaba, en un contexto económico y social complicado a nivel nacional no es fácil sacar a Córdoba adelante; y tampoco es tan llano el camino político, no es el único con expectativas nacionales en su partido y la provincia no es precisamente el mejor trampolín, es muy difícil pretender proyectarse en el peronismo desde una provincia no peronista, o mejor dicho, anti peronista.

Martín Llaryora mirá diariamente las mediciones de popularidad y confirma que el camino es el que marcaron De La Sota y Schiaretti, el de la amplitud política, el de la confluencia con otras expresiones que lo acerquen a las preferencias de los comprovincianos, el del «cordobesismo» como única bandera, y en eso está.

El problema es Milei, si ya es difícil desperonizarse en Córdoba, mucho más lo es con el fantasma libertario encima, porque no deja margen, porque empuja hacia la derecha, para no perder votos, para no perder Córdoba; el tema es que ese camino lo aleja del peronismo nacional que le recuerda todos los días las banderas de justicia social, independencia económica y soberanía política.

No es que Llaryora se haya olvidado banderas, el tema es cuáles levantar, y cómo. No es fácil el dilema, y mucho menos el camino diario, sólo el tiempo dirá si el cordobés logra una vez más eso que tanto le ponderan sus allegados, la capacidad de ver con anticipación cuál es la decisión correcta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments